Para que sirve la penicilina

En este artículo os traemos información acerca de para que sirve uno de los grandes descubrimientos en el mundo de la medicina del siglo pasado, no estamos refiriendo a la penicilina.

Imagen de para-que-sirve-la-penicilina

Para que sirve la penicilina

Las penicilinas son un tipo de antibióticos que son capaces de eliminar las infecciones originadas por bacterias.

La penicilina es muy famosa en la medicina, ya que es uno de los primeros tipos de antibióticos empleados para el tratamiento de las principales infecciones y enfermedades, y aún se utilizan con regularidad en la medicina moderna. Las penicilinas son todos los antibióticos  β-lactámicos (betalactámicos), es decir antibióticos cuyas moléculas tienen un núcleo betalactámico.

Hay una gran variedad de tipos de penicilina, que reaccionan ante las bacterias de diverso modo. Algunos de los más conocidos son: la amoxicilina, la fenoximetilpenicilina, la amplicilina y la flucloxacilina.

¿Para qué sirve la penicilina?

Las penicilinas se utilizan para el tratamiento o la prevención de muchas infecciones bacterianas diferentes, por lo general causadas por organismos Gram positivos como los estreptococos y los estafilococos, pero también las originadas por bacterias Gram negativas como los meningococos y los gonococos.

imagen de tipo-de-penicilina

Tipo de penicilina

La penicilina fue uno de los primeros medicamentos que se utilizaron para tratar enfermedades como la sífilis, y hoy en día todavía tienen gran aceptación en la medicina. Sin embargo, en la actualidad, hay muchos tipos de bacterias que son resistentes a la penicilina.

Hay tres casos principales en que se utilizan las penicilinas, estos son los siguientes:

  • Para ayudar a combatir una infección provocada por bacterias, como puede ser la amigdalitis.
  • Para prevenir la infección de personas con un sistema inmunológico debilitado debido a una enfermedad o condición, por  ejemplo,  alguien con la enfermedad de células falciformes.
  • Para ayudar al sistema inmunológico de aquellas personas que están bajo tratamientos que podría dejarlos vulnerables a las infecciones.

Efectos secundarios de la penicilina

Al igual que otros muchos medicamentos, las penicilinas no están exentas de efectos adversos. Dentro de estos efectos secundarios de la penicilina  hay algunos que son comunes (ocurren en no más del 10% de las ocasiones) y otros raros (no alcanzan el 1 %).

Efectos secundarios comunes:

  • la diarrea
  • sentirse enfermo
  • Reacciones alérgicas como erupciones y otras de menor gravedad

Efectos secundarios raros:

  • mareos
  • nefritis o inflamación del riñón
  • hepatitis o inflamación del hígado
  • trastornos de la sangre
  • Convulsiones o ataques epilépticos

Esperamos que tras la lectura de este post te haya quedado claro qué es y para que sirve la penicilina. Sin duda uno de los hallazgos más importantes del siglo XX.

(Visited 78.013 times, 15 visits today)